Sugerencias a: historiasdeunhumanoenlatierra@gmail.com

La sangre que salva vidas

Antes que nada quiero decir que donar sangre es algo muy positivo, que ayudas a los demás y te ayudas a ti mismo, si no no iría a donar, y voy a seguir haciéndolo con mucho gusto.


La semana pasada me llega una carta avisándome de que van a estar extrayendo sangre a los que quieran donar, por si quiero ayudar, ¿por qué no ir? Hace más de tres meses desde mi última donación, no tengo nada mejor que hacer el martes por la tarde, es poco tiempo, me dan un bocata y además ayudo a la gente que lo necesita.

Llega el día y a las 19:00 horas voy al centro de donaciones. Es buena hora, ni muy pronto ni muy tarde. Paso rápido por el pertinente control médico y me preparo para entrar a la sala de las camillas.



Cuando entro el panorama es algo raro, por decir algo. La pobre mujer encargada de las extracciones tiene cara de besugo, parece un poco empanada, no me hace mucha gracia que me vaya a pinchar. Giro la cabeza y veo a un hombre tumbado que está donando sangre por el brazo derecho. Me fijo bien y observo que en su brazo izquierdo tiene la goma protectora con una tirita, que se usa cuando acabas de donar, y parte del brazo lleno de restos de sangres, como si hubiese estado donando sangre con ese brazo y la cosa se hubiese desbocado.

Nervios, preocupación, quién me manda ir a donar... La saliva casi ni me pasa por la garganta, se acerca la mujer moviendo la boca de un lado a otro y se prepara para la extracción...

...Me tomo el bocadillo que regalan junto a una Coca-cola, la cosa ha ido bien. Ningún problema.



Aconsejo a todo el mundo que vaya a donar, hay gente a la que no le gustan las agujas, pero es tan solo un pinchazo al principio y luego ya todo va sobre ruedas.



P.D: El blog lleva muerto desde 2012, a ver si lo realimento algo.

posted under | 1 Comments

Lanzamientos con puntería

Los ornitólogos afirmarán que los pájaros son animales fascinantes y preciosos... pero todo ello se va al traste cuando a uno le cae encima una cagada.



Un amigo trabaja en una franquicia que se dedica a comprar y vender productos de segunda mano. Al establecimiento entra gente de todo tipo; árabes, rumanos, sudamericanos, africanos, gitanos, payos, que se duchan, que no se duchan, que duermen a la intemperie, que tienen 3 millones de euros en el banco... en fin, todo tipo de personas. Un día, como cualquier otro, entro un señor bien vestido, comparado con lo que suele verse allí, y se puso a ver diferentes productos. Mi amigo lo vio y pensó, tiene algo raro en la cabeza, pero no le dio más importancia, pensó que sería una herida o algo por el estilo. Al rato de estar el individuo rondando, mi colega se dio cuenta de que tenía una señora cagarruta de paloma en toda la cabeza, entre lo que viene a ser la división superior del pelo con la calva ¿cómo NO se dio cuenta? ¿cómo coño había ido por la calle con ese pastelón en la cabeza? ¿no tiene sensibilidad capilar? ¿la gente pensaría que eran restos de crema hidratante? Mi conocido no entendió nada, se acercó pausadamente al pobre señor y le dijo: "Le ha cagado un pájaro en la calva", el señor no daba crédito... Con unos pañuelos, dale que te pego, consiguieron disimularlo y que simplemente pareciera gomina, para mayor asco de los presentes. 
-Se trató de un lanzamiento de cagarruta de baja frecuencia, con el peso y las dimensiones adecuadas para no despertar la alarma del impactado.

La mala leche de las aves no acaba aquí. Un sábado de boda, qué bonito todo. Así se levantó esa mañana una amiga, junto a su familia. Todos bien arreglados, hay que dar buena imagen; peluquerías, perfumes, vestidos de gala y todos al coche, la boda es en otra población. Recién llegado al lugar, y cuando menos te lo esperas... ¡zas, en toda la boca!, cagada de pájaro en la cabeza de la hermana de mi amiga... hasta luego el peinado que tanto había costado hacer. Encima estás fuera, no puedes volver a casa a retocarte, no hay aseo a la vista... pues como se pueda, con unos pañuelos y todo listo... y así fue, con el pañuelo retiraron lo que pudieron, para mayor asco de los presentes. 
-Se trató de un lanzamiento de venganza de algún pajarraco contra la humanidad, peso alto y dimensiones grandes para abarcar la máxima superficie.

Un amigo se dirigía a trabajar de buena mañana hace ya mucho tiempo. Era socorrista de playa e iba en el coche con varios compañeros. Siempre quedaban para compartir combustible. Estaban de cachondeo, metiéndose los unos con los otros, y parecía que él era el más chistoso... pero la justicia divina no estaba de su lado, tenía el brazo apoyado con la ventanilla bajada, la velocidad era la adecuada, el vuelo acertado y el momento bueno para que un señor pájaro le soltara la cagada más grande y blanca que hayamos podido observar, sería de una gran gaviota come hamburguesas. Vaya asco, tardó un buen rato en quitársela entera del antebrazo, provocando grandes risas entre los compañeros del vehículo.
-Se trató de un lanzamiento de castigo, el peso era el adecuado para acertar en el objetivo y las dimensiones y los colores eran grandes e intensos.

P.D: No viene al caso pero aprovecho para criticar el papel higiénico de Hacendado. Cada vez que voy al aseo a mear y luego me seco, ojo, dos sacudidas, tres son paj..., se me quedan restos de papel en lo que viene a ser el miembro, y luego es muy molesto quitárselo... ¡HAGAN ALGO PARA SOLUCIONARLO!

"Parkour" no deseado



Son las 7:15 de la mañana. El despertador suena fastidiando algún bonito sueño, como cualquier otro día en el que madrugar es una obligación. Lo paro, noto el cuerpo entumecido, es esa sensación...como cuando poco a poco se activa.

Me siento trabajosamente en el borde de la cama, poso la mano derecha en la frente, y la arrastro por los ojos para acabar de despertar. Noto una legaña de gran tamaño en el ojo derecho, más o menos como Marte, y una fuerte presión en la vejiga, es hora de visitar al señor Roca

Busco a tientas las zapatillas, ¡cómo no! la perra posa su cuerpo sobre una de ellas y la otra soporta el peso de su cabeza, ¿es que no se duerme incómodo encima de dos pantuflas? lucho por recuperarlas. Me levanto con esfuerzo, estiro un poco el cuerpo y me dirijo al aseo, hay que evacuar líquidos indeseados que se han acumulado a lo largo de la noche. 

Paso por el comedor, de camino al aseo, y veo de refilón al gato en una posición, por así decirlo, poco habitual. Paro tras dar tres pasos, mi cerebro me recuerda que esa es una pose de concentración previa al ataque. Vuelvo para ver qué está acechando.

El felino mira obstinadamente detrás de una maceta con grandes flores pintadas. Me asomo y veo una cucaracha de tamaño inmensurable que trata de esconderse. Los gatos juegan con sus víctimas antes de matarlas y comérselas, así que antes de que se ponga a jugar con ella, y pueda perderla debajo de algún mueble, decido entrar en acción.

Muevo un poco la maceta y el insecto empieza a moverse velozmente pegado al mueble, ¡dónde vas Usain! Me lanzo, la piso unas 3 ó 4 veces, -sí, con ese inconfundible chasquido que suena cuando pisas una cucaracha-, hasta que deja de moverse. El gato me mira sorprendido, parece algo decepcionado. 

Satisfecho, me voy a por papel para recoger los restos y tirarlos a la basura. Cojo un poco del de limpiarse el culo y vuelvo a por el cadáver. Sigue ahí, me agacho, lo envuelvo y me levanto para tirarlo. Al momento noto como algo se mueve en el papel, ¡sigue viva! de repente se libra de la presa... ¡sale a la superficie y se pasea por mi mano sin darme tiempo a reaccionar! pongo cara de asco supremo, hace parkour y se lanza al suelo, chillo como una nenaza, me recupero, y la piso 30 ó 40 veces más, ensañamiento.

Ahora ya seguro, la recojo, la envuelvo bien y la tiro a la papelera. Son portadoras de gran cantidad de enfermedades así que rápidamente voy a lavarme las manos y continuar con los quehaceres diarios ¡Empieza bien el día!

Cuando el mal fario te persigue

Hay días en que es mejor no levantarse, ¿qué quieres un ejemplo?

¿Qué pasaría si perdieses la llave del coche?
No pasa nada, siempre están las de repuesto. Buscas y buscas, buscas y buscas... ¡Dios! ¿dónde cojones he metido las llaves de repuesto? Rezas a todos los Santos habidos y por haber, nada, no aparecen ¡Maldita mi suerte!

Bueno, siempre te queda ir al taller y que te hagan una copia. Vas al taller pensando en cuánto te podrán cobrar por la nueva llave. Lo primero es que necesitas los papeles del coche para ver una especie de código y así poder hacerte la copia, ¿qué sinsentido es este? he perdido las llaves y lógicamente la documentación está en el coche, ¿cómo voy a poder recogerla? ¿rompo el cristal del coche? Luz al final del túnel, también se puede sacar la información para hacer la llave nueva mirando los datos a través de la matrícula, pero me cobran X€ más.


Le doy luz verde al mecánico, vale, hazme la copia con la matrícula, si tengo que romper el cristal del coche para coger la documentación me saldría más caro y es pringarse más. El mecánico me dice que necesita que le lleve el coche, para conectarse a la centralita y cambiar algo. A lo que pienso, si el coche está metido en el garaje, con el freno de mano puesto, la marcha metida y donde no cabe grúa alguna, ¿cómo voy a hacer para llevar el coche al mecánico? Empieza a caerme mejor el amigo Bonzo y su frase más famosa ¿Contrato a Hulk Hogan y al Enterrador para que me lo saquen a pulso?

Creo que doy de baja el vehículo y me compro uno nuevo, tendría menos problemas.

Basado en su totalidad en hechos reales, no me ha sucedido a mí directamente, pero está basado en un testimonio de un amigo.

P.D: Trataré de volver a publicar al menos una entrada por mes, que es poco pero algo es algo.

El teléfono y sus secuaces...

El teléfono, normal o móvil, se está convirtiendo cada vez más en un objeto odiado. Libertad en su mayor parte, que si el teléfono me está sonando todo el rato y no me deja tranquilo, que si me llaman para hacerme promociones o venderme cosas cada poco tiempo... Es un mal.


Ayer por la tarde estaba en mi casa tan tranquilo haciendo un trabajo. A eso de las 7 empieza a sonarme el móvil, miro y es un número desconocido, pienso, mierda ya me están llamando del trabajo de verano para empezar a trabajar, joder, ya podían haberse esperado un poco más, no me va a dar tiempo a estudiar.... ¡Uf!, descanso, falsa alarma, es Begoña, una compañera de la universidad, me estaba aclarando unos cuando puntos de un trabajo. Continúo tranquilo.

A las 20 horas vuelve a sonarme el móvil, otro número desconocido, pienso, es un poco tarde para que sean del trabajo, pero quién sabe...a ver si hay suerte y me dejan empezar en Julio... Contesto: "¿Sí?", y al otro lado un hombre me dice: "¿Es usted Jesús Martínez?", y yo: "Sí". Mierda, sí son del trabajo... Entonces me suelta, le llamamos de la CAM, ¡Uf!, descanso otra vez...

Al escuchar que es de la CAM me tranquilizo, pero empiezo a escuchar a un hombre/locomotora/cotorra hablando a mil por hora sin dejarme hablar, mi cerebro se colapsa mientras trata de abstraer lo fundamental que me está diciendo el "locomotoro cotorro". Me resulta curioso que me repita dos o tres veces, entre perorata y perorata, que se está grabando la conversación, que si me importa, (¿no debería preguntar primero si no me importa que grabe la conversación?). La pregunta me hace que esté atento a lo que me ofrecen, ya me quieren estafar, seguro.


Entiendo en su "discurso", entre coma y coma (realmente entre millones y millones de comas cortas), que me van a dar un seguro de vida de 500.000€ gratis durante un mes, y yo pues vale...y que luego si no lo quiero se cancelará. Mi cerebro despierta y le pregunto cómo se cancelará, el hombre me dice muy, pero que muy, rápido que es un seguro de vida con el primer mes gratis, que me lo van a poner que es gratis, y en voz baja me dice que después puedo llamar para darlo de baja, mi cerebro pita.

¿Me vais a dar un seguro de vida gratis durante un mes y encima me toca llamar después para cancelarlo? Y no sería más ético que me dieran el seguro de vida gratuito y que llamaran otra vez el mes por si quiero empezar a pagarlo, o lo más lógico, que me digan que me van a poner un seguro de vida y que el primer mes es gratuito. Rápidamente le digo indignado que no, que no me traten de engañar, que no quiero nada, encima me tocaría a mí llamar para cancelarlo, que se vaya a comer pepinos. El hombre se despide cortésmente y me cuelga. Pobres las personas mayores o incautas que caigan. Te venden el gran chollo repitiéndote la frase "un seguro gratis durante un mes" y luego lo que no te das cuenta es que pasado ese mes empiezas a pagarlo, sin ton ni son, para eso graban la conversación, ¿y luego quién se acuerda de cancelarlo o quién se atreve por si...?

Al menos el anterior caso fue educado... Me llamó al fijo de mi casa, hará cosa de un mes, un número de Madrid ofreciéndome un servicio de línea telefónica más económico que el mío, le dije que no, que estaba contento donde estaba, y el vendedor va y se enfada y me empieza a decir, en tono ofensivo, si era tonto, que cómo no aceptaba una oferta mejor, que él no lo entendía. Encima te llaman a tu casa, te molestan y te exigen que te cambies, ¿perdón? Me cambiaré si quiero, pueden haber más razones a parte de las económicas para estar en una línea o no, o simplemente no quieres cambiarte, ¿quién es él para obligarme o decirme si soy tonto? Me quedé estupefacto.


Así va el universo. Mucha gente pierde el Karma muy fácilmente. Al final el teléfono desaparecerá, todo irá por Internet de una forma distinta, espero que para que la gente tenga más intimidad (¿por qué el Google Chrome me dice que o Internet va en mayúscula o está mal escrito? Pues toma internet en minúscula).
Feliz cumpleaños Sonia Kira Gentleman. Espero que te llamen a tu casa vendiéndote 80 cosas juntas.

"Las manías de un hombre tienen que ser respetadas..." (Parte 2)

"Las manías de un gran hombre tienen que ser respetadas, porque el tiempo perdido en luchar contra ellas es demasiado preciso".
 
Continuemos con algunas manías más.... Manías que conozco por boca de otros, seguro que hay muchísimas más. 
 
Tengo un conocido que para poder apagar la televisión primero tiene que poner La 1, si está en Antena 3 no puede apagarla, tiene que pasar obligatoriamente por la Primera. Es como si para apagar el televisor tuvieses que apretar dos botones, el 1 y el "off" ¿Qué por qué? Según él tiene una explicación sencilla, así haces "zapping" desde el principio y no te pierdes nada... Eso sí, cuando enciende la tele y ve que aparece Jorge Javier Vázquez en Tele 5 entra en cólera destructiva ¡No se puede empezar el "zapping" desde Tele 5 y con ese programa tan "especial!" (o espacial).
 

Este mismo amigo tiene ya memorizado el nivel de volumen óptimo, tiene los números ya preestablecidos según se trate de qué canal y si está en la publicidad o no... ¿Para qué más? Además, el volumen nunca puede caer en número impar, siempre ha de ser par...Es lo que tiene el volumen óptimo.
 
Tengo otra amiga que es muy aseada a la hora de poner la mesa, no le gusta dejar las cosas directamente tocando la superficie de madera, plástico o mantel, antes ha de poner una servilleta debajo... si no lo hace no se va tranquila ¿Sabes la cantidad de gérmenes que puede tener la mesa?

Otro amigo, cuando está estudiando en época de exámenes se levanta cada dos por tres a lavarse las manos, sin estar sucias... pero él se siente sucio ¡Lavar, lavar, lavar...! Dentro de poco con alcohol o lejía.


Una compañera tiene la manía de dejar las cosas en la misma posición en la que estaban, véase por ejemplo cuando saca el cartón de leche, para llenarse la taza, luego ha de volver a dejarlo en la misma posición, con una determinada cara hacia afuera. Me acaba de entrar una duda ¿si ve la jarra de agua en el suelo...? ¿Se pone agua y después la vuelve a dejar donde estaba?

Esta última compañera, y otra, tienen la manía de encender la luz de la cocina y esperar a que se encienda del todo el tubo, si no no pueden pasar, es como un conjuro de muro de fuerza que imposibilita el paso... Imaginad que entran y pisan sin querer una cucaracha o que les salta un mono que estaba escondido en el lavavajilla, es normal. Esta manía creo que la tiene más de uno, y de dos.


Un conocido es incapaz de ducharse si está solo en casa... Esto puede ser hasta cierto punto normal, imaginad que te llaman por teléfono porque te ha tocado la lotería o que toca al timbre la mujer de tus sueños, es normal...o que llega el asesino de Psicosis y te la clava hasta el fondo...

Y hasta aquí han llegado las manías... Si consigo más haré más partes, seguro que hay miles y miles de manías
Cambio y corto.

posted under | 1 Comments

"Las manías de un hombre tienen que ser respetadas..." (Parte 1)

"Las manías de un gran hombre tienen que ser respetadas, porque el tiempo perdido en luchar contra ellas es demasiado preciso".

Las manías son... manías, comportamientos sin más, te acompañan en tu vida y forjan tu personalidad, son como toques característicos de tu identidad (siempre que no estés loco).

Conozco gente que tiene que dormir con una luz, si no hay algún foco no pueden conciliar el sueño. Una amiga duerme con una radio reloj, de esas electrónicas, con una gran pantalla (cuando digo gran, es que es una GRAN pantalla) que marca la hora y posee una potente iluminación. Pues esa luz ha de estar enfocada de manera estratégica, esto es: 1.- Ha de poder ser visible a la persona para ver la hora, 2.- Pero a la vez no puede estar de frente para no iluminar demasiado y despertarla...De tal forma que parece que se haya producido un ligero terremoto, la mesita donde descansa la radio despertador está separada de la pared (para que no le dé en la cara), la radio despertador está puesta de lado para no molestar e iluminar la puerta de la habitación (por si alguien entra a hacerle algo), en ocasiones utiliza una técnica de distracción, pone un paquete de pañuelos para que la luz no penetre tanto en el ángulo de visión del durmiente. Con todo esto se consigue que sea visible la hora, no le moleste la luz e ilumine media habitación por si hay intrusos...PERFECT. Lo más normal, lo de los intrusos.


Luego tengo otro amigo que hace cosas raras con su coche. Un ejemplo claro es  su forma de actuar cuando cierra el coche, hace lo siguiente:
PASO 1: Aparca el coche en el garaje, recoge durante quince minutos todo lo que hay dentro, que está disperso, mirando y remirando que no se le quede nada. PASO 2: Luego sale con las manos llenas de cosas, porque él nunca usa bolsito, cierra la puerta. En ese momento, se espera un minuto y treinta segundos, que es lo que tarda la luz de dentro en apagarse, para ver si funciona bien y comprobar que no se la deja encendida.
PASO 3: Una vez apagada, comprueba todas las puertas del coche, rodeándolo en el sentido de las agujas del reloj para, acto seguido, volver a asomarse a ver si la luz, por arte de magia de los enanos del monte, se ha encendido sola.
PASO 4: Cuando comprueba que sigue apagada, cosa normal, a veces vuelve al PASO 1, y vuelve a dar la vuelta al coche por segunda vez, volviendo a completar el ciclo.
Todo un protocolo.



Conozco gente que si tiene una lucecita iluminándole la cara ya no puede dormir, es como un faro de Alejandría para ellos, como una antorcha frente a la vista, y he visto como tapaban esa lucecita con trapos, folios o servilletas... ¡Ni que fuera una farola! Los ejemplos más conocidos son el indicador de standby de la televisión, sí, esa lucecita roja, o la hora que marca el vídeo cuando está en posición de apagado. Pues nada, les hes imposible dormir con la luz iluminando, les penetra y les incomoda. Si el vídeo o la tele estuviesen frente a la cara pues vale, pero nadie duerme con un televisor a 5 mm de la cara. Un día probé y cerré los ojos estando delante, a ver qué pasaba, y nada... ¡QUE SI CIERRAS LOS OJOS NO SE NOTA! ¡Hay  un pellejo delante de los ojos que te lo impide! Y se llama párpado, la wikipedia lo sabe.


Tenía un profesor en el instituto que daba Historia del arte, ponía diapositivas y explicaba bastante bien. Pues nada, si hacías un pequeño ruido, ya sea con el bolígrafo contra la mesa, algo casi imperceptible (no muy exagerado), o movías la pierna emitiendo algún ligero sonido, o repetías un tenue sonido, pues paraba la clase, te señalaba y te decía: "Para", y o parabas o parabas. Era como si tuviera la antena puesta y al  escuchar un ruido rítmico ¡PLANC!, saltaba la alarma y o parabas o fuera de clase. Era algo hasta enfermizo. Sería entendible si tocaras los timbales exageradamente, pero un bolígrafo impactando contra una mesa...

También conozco gente que cuando se despierta todas las mañanas se cruje los dedos de los pies, antes de levantarse, y lo hace todos los santos días, o lo hace o no se levanta, ¿enfermedad? no sé, pero la sintonía cada vez que se levante tiene que ser potente. Tengo otro amigo que cierra siempre, pero siempre, el ojo izquierdo cuando está bebiendo agua de un vaso, como si le fuera a caer todo un embalse en el ojo, ¡que está la boca para parar la caída! Otra manía, una chica, se sienta, saca su estuche y todas las santas mañanas se pone a ordenar los bolígrafos por colores, y como le toques alguno te muerde, será para conocer las coordenadas exactas de cada tonalidad. Tengo otro amigo que no subraya los apuntes, no pinta nada en ellos, ni una línea, y bueno, como le pintes algún rayajo estás muerto, muerto pero muerto, ¿cómo selecciona lo importante? él sabrá, es su secreto. Luego también están las mujeres que cuando se les desconcha un poco la pintura de la uña ya está, salta la alarma y empieza la caza de la pintura, erre que erre a arrancarse la pintura como sea, sin dejar rehenes.


Yo tengo una manía, no puedo dormir si no tengo al menos un pañuelo en la mesita, imagínate que me da un apretón mocoso en mitad de la noche, qué pereza levantarme a por un pañuelo, y no voy a lanzar la mocarrá al suelo. Tampoco me gusta dormir con el móvil en la mesita de noche, lo apago y lo alejo un poco. Por último no me gusta dormir con el router dando señales, dale que te pego, o apago el ordenador o duermo intranquilo, mis manías están relacionadas con el sueño.

Tengo otra amiga que es una maniática de la posición, siempre tiene que ir en el mismo sitio cuando va andando con alguien, no puede cambiarse de sitio. Si va cogida de la mano de su novio los dedos SIEMPRE tienen que ir entrelazados en la misma posición. Cuanta obsesión, ni que ponerse en el otro lado fuera a romper el equilibro mundial provocando una rotación contraria en el planeta, con lo que ello conllevaría.

Otras cosas raras que hace la gente, como ponerse el despertador en número impar, por ejemplo a las 8:01...Nena, el despertador no se rompe si lo pones en hora exacta, el efecto 2000 a los relojes no les afecta. Igual que dormir tapándose la oreja, como si le fueran a entrar hormigas o CUCARACHAS, si durmieras en la selva me valdría... a no ser que tu casa...


Una historia diferente y sorprendente fue la que me contaron el otro día, un familiar tiene una compañera en la universidad, pues está en los descansos se va a ver a los patos. Llega donde están los patos, saca su bocata, le pega un bocado y arranca un trozo para las aves, y así va, bocado, trozo para los patos, bocado, trozo para los patos...Cuando hizo un año que los conoció se llevo dos bocatas, uno se lo comió ella y el otro entero para los patos. Que bien alimentados estarán.

CONTINUARÁ...

La maldad al acecho

Todo ocurrió una oscura noche. La noche del 29 de enero de 2011, hace unas dos semanas. 

Era una noche gris, la oscuridad trataba de envolverlo todo provocando una feroz batalla contra las farolas que luchaban por iluminar el camino. La luna estaba oculta por las nubes rojas, aquellas que ciertas noches surgen para cubrir el cielo. 

Hacía frío, mucho frío, mi cuerpo expulsaba un intenso vaho cada vez que realizaba el involuntario reflejo de respirar. Llevaba guantes, gorrito y el pijama debajo de la ropa, pese a ello sufría algún que otro temblor, la piel se erizaba.

Mientras andaba por la calle me levanté un poco la manga, bajé el guante, miré el reloj y pude comprobar que eran las 23:38, un poco tarde para acabar de estudiar. No había ni un alma en las calles, todo el mundo se resguardaba en sus casas, la hora y el frío los había convencido.

Continué el camino hacia la protección de mi humilde morada. Decidí ir por el Castillo, al llegar entré por el gran arco orientado al oeste. Una vez en el amplio patio central me sorprendió ver dos mujeres de raza negra, en la puerta de salida que da al este, hacían ademán de salir pero no llevaban a cabo la acción, una llevaba una larga túnica blanca y la otra iba con vaqueros y chaqueta. La mujer de los pantalones vaqueros llamaba a la de túnica que hacía la intención pero no se atrevía a avanzar, pensé que algo pasaba y continué avanzando hacia ellas, la salida.


A llegar a su altura ya estaba más que seguro de que algo raro pasaba. La de los vaqueros se me acercó con un hola en un acento extraño, y me señaló el horizonte a través de la puerta, apreté bien mi cartera por temor a alguna treta y miré sin alcanzar a ver nada desde mi ángulo. Continué avanzando y pude comprobar que me seguían, iban pegadas a mí. Miré hacia delante con algo de incertidumbre tratando de averiguar la causa de su miedo. Entonces pude ver qué causaba su miedo, eran unos ojos rojos y brillantes a unos 20 metros,  nos miraban fijos y con deseo, era un ser marrón y muy peludo, un cuadrúpedo de baja estatura que no apartaba su mirada.

Empecé a reírme por dentro cuando entendí que mi padre había salido a sacar a mi perra Trufa, que iba suelta, y las mujeres le tenían un miedo acérrimo. Ellas no sabían nada e iban detrás de mí como protegiéndose, mi padre estaba 10 metros a la derecha hablando con el panadero, entonces continué avanzando hacia Trufa y la llamé, vino corriendo al advertir mi presencia. Las mujeres al ver que el ser se les venía encima pegaron un chillido y salieron corriendo lateralmente, como alma que persigue el demonio. Aproveché la situación y les hice ver, en la distancia, que el animal era manso, haciéndola que se sentara, me diera la patita y se tumbara, a lo que las mujeres respondieron con un sonoro oooooohhhhhh mientras seguían avanzando rápidamente, y con miedo, por la calle. Creo que les quedó la sensación de que yo era otro "Encantador de perros", Jesús el Encantador de perros 2.



Las misteriosas desapariciones

(Relato basado en un hecho real, cualquier parecido con la realidad NO es mera coincidencia).
Érase una vez un hombre feliz.



El hombre feliz vivía muy tranquilo en su mundo. Llegó un día en el que le surgió una inesperada necesidad, llevar cierta información de envergadura a otro lugar, ¡oh qué gran problema! Para poder llevar a cabo su tarea pensó que necesitaría un bello y completo lápiz de memoria. Fue rápido y veloz a su socio capitalista, y le dijo "¡Señor adinerado, señor adinerado! necesito un artilugio para poder desarrollar mis estudios", a lo que el señor adinerado contestó "¿Y qué es lo que necesitas?", el hombre feliz, pensó, -ya que el dinero no es mío, pediré lo más de lo más-, y dijo "Es un lápiz de memoria de 16 gigas, cuesta por las 50 unidades monetarias "... El socio capitalista parecía reticente, pero el asunto de que fuera algo para sus estudios acabó por convencerlo. El hombre feliz salió corriendo de su casa y se compró el sistema de almacenamiento, ¡cómo podrán caber 16 gigas en algo tan diminuto!

Un día se dio cuenta de que su estuche estaba roto por un lado, un gran agujero invadía el lado derecho. Era donde guardaba los lápices normales y el lápiz de memoria ¡Qué gran deshonor para el gran lápiz de memoria! ¡Un sitio tan mugriento! Pero no le importó, él era feliz con su lápiz de memoria, iba de aquí para allá destacando con él, todo el mundo se sorprendía "¡Un lápiz de memoria de 16 gigas, qué imponente!"...Podía llevar gran cantidad de datos, iba sobrado.

Un día normal, como cualquier otro, fue a realizar sus estudios superiores. Llevaba con él su lápiz de memoria. Se lo dejo a una compañera que necesitaba cierta información, se lo dejo a otro compañero...Y así pasó la mañana, volvió a su casa y necesitó el lápiz. Fue a buscarlo al estuche y no lo veía, ¿dónde podría estar? Quizá estaba en la cartera, donde a veces lo dejaba, pero no, allí no estaba...Estuvo preocupado, lo buscó durante cierto tiempo, ¡no, lo había perdido! Fue donde realizaba sus estudios y le preguntó a la encargada si le habían llevado alguno, "no", contestó la mujer...Maldita su suerte, ya no sería capaz de llevar tanta información.


Pasó una temporada triste, una o dos semanas, había malgastado 50 unidades monetarias y no estaba muy contento. Se dio cabezazos preguntándose como recórcholis había podido perder tan preciado artículo...Y así transcurrió un año, acabó por olvidarlo al poco tiempo.

Llegó un día que fue a su estuche a ver los bolígrafos, uno no iba y quería sustituirlo. Entonces quedó perplejo a la vez que sorprendido ¡qué coj**** hacía su lápiz de memoria allí! ¡cómo había podido aparecer un año después!, ¡era imposible! pero sí, allí estaba. Por su cabeza rondaron miles de teorías: que su hermana se lo había quitado y se lo había devuelto cuando se acordó, que algún compañero de clase se lo había cogido prestado, que no había mirado bien en el estuche -¡cosa imposible!-...miles de teorías descabelladas, mirara por donde la mirara. Pero era feliz, su lápiz había querido aparecer de la nada, ¡era un milagro!

Disfrutó del lápiz de memoria un tiempo, era feliz con él, podía volver a almacenar casi todo lo que deseaba. Un día por la noche se dijo, "mete el lápiz en el estuche que tienes que tenerlo a mano mañana" . A la mañana siguiente, antes de salir de su casa, fue a comprobar que había metido el lápiz, estaba seguro de que así había sido, pero quería asegurarlo. No veía el lápiz en el estuche, miró la mesa y los cajones, tampoco estaba, desperto hasta a su hermana por si se lo había cogido...Tenía prisa por salir y no lo encontró. De camino a su lugar de estudio, se devanó la cabeza tratando de pensar donde estaría. Otra vez había vuelto a desaparecer... ¡Tenía vida propia!

Llegó a su lugar de estudio, rebuscó por donde podría estar y nada, había desaparecido. Estaba un poco triste...Otra vez la misma historia. Empezó a contarle a una compañera las extrañas desapariciones. No podía ser. Entonces, ¡de repente! ¡de la nada! Empezó a encendérsele una luz, ¡podría ser!... fue corriendo a la cartera, cogió el estuche, se fijó en el agujero y vio que el agujero tenía doble forro, palpó y ¡allí estaba! Se había metido en el doble forro. Ahora ya entendía todo, ya sabía donde había pasado el año de desaparición el pu** y asqueroso lápiz de memoria, un año de relax en el doble forro del estuche...

Poco faltó, pero las venas se mantuvieron intactas.


posted under | 4 Comments

Cuando la ESCATOLOGÍA te controla

AVISO A NAVEGANTES: Sus majestades podrán disfrutar a continuación de una entrada un poco escatológica. Al gran líder Carlos Herrera le encantaría. Cualquier parecido con la realidad NO es simple coincidencia.

Hay que ver lo que uno puede llegar a disfrutar plantando pinos en el Señor Roca que hay en su humilde morada. Es curioso como cuando más asco te da CAGAR fuera de tu casa más veces tienes apretones cuando estás lejos, y además te encuentras a bastante distancia, en sitios donde el baño es poco saludable, ¿habrá que llamar a Murphy para preguntarle las razones?


Estás en al universidad a la una de la tarde, todavía te queda hasta las siete y pico para poder volver a casa, y empiezas a notar como el mojo curioso empieza a acechar, piensas -mierda, justo hoy, el día que tengo que estar hasta bien entrada la tarde en la universidad-, esperas poder aguantar hasta llegar a casa, -tengo que aguantar la invasión del señor mojón-.

Aguantas la comida y la clase siguiente. Sales corriendo de la universidad a las seis y veinte para coger el bus de y media, si no te tocará esperar una hora. Mientras corres notas como la cosa aprieta en ese instante, te baja por el esfínter, ¡baja casi sin control!, te toca parar de repente si no será grave y notas algo raro en el culo, -mierda, ¿me he cagado?-. Avanzas algo temeroso porque no quieres llegar tarde a coger el autobús, estás un poco atemorizado por si apestarás a todos tus compañeros de viaje. Llegas a la estación y compruebas, no con sopor, que el autobús sale a en punto, mierda. Compruebas que no te has cagado, no notas lo que vienen a ser los calzoncillos manchados, como el cafe manchado, ha sido un pedo sin más, ¡Buf!, menos mal que no ha sido pedo-caca. Te sientas en los bancos verdes de la estación de autobuses, asientos de madera curvados, sentarse en un suplicio y no ayuda mucho a aguantar los apretones...Cagar en la estación de autobuses = suicidio.

El paseo en autobús parece hacer remitir los efectos de los apretones, pero conforme te vas acercando y llegando a casa notas que vuelve la presión en tu estómago, tratas de aguantar pero las ganas cada vez son más fuertes y potentes, estás a cien metros de casa ¡y no sabes si llegarás sin cagarte! ¿a qué se debe este suceso tan raro que siempre se suele dar? cuanto más te acercas a casa más aumenta la presión estomacal...es como un aura de influencia, cuanto más te acercas más incrementa el apretón.

Llegas al portal, ya no sabes que hacer, tocas el timbre y a la vez sacas las llaves, el que llegue antes se lleva la palma, abres la puerta tú antes que nadie te abra arriba, subes corriendo, lanzas sin miramientos los bártulos y sales disparado a visitar a tu GRAN Y DESEADO AMIGO el Señor Roca. Sueltas el zurullo más grande jamás visto y te quedas en la PUTA GLORIA. Que sensación más bonita...Objetivo cumplido.

Otro caso curioso es que cagas y meas hasta saciarte, te levantas para limpiarte y al instante notas que todavía puedes mear algo más, venga, volveremos a soltar la manguera, -¿dónde te habías guardado esta reservar? pequeña ladronzuela-.


Hasta aquí la aventura y tu gran amigo, ¡el Señor Roca! ¡ese gran conocido!
 

El Mercadillo Medieval

¡Qué bonito es pasear por un mercadillo medieval!

Llegas a la ciudad de celebración, ya sea Elche, Cocentaina o Candanchú, y sabes que te va a ser imposible aparcar. Siempre vas con la esperanza, te animas, ¡hoy seguro que aparco fácil! Das vueltas como una noria, ves un sitio y el maldito Jaguar que tienes delante te lo quita, ¡rico y suertudo el cabrón! Después de 20 minutos dando vueltas decides irte a aparcar a la periferia, a 15 minutos del mercadillo. Un buen paseo, y si hace frío, mucho frío, se agradece.

Un consejo es que no quedes con nadie en un determinado sitio, más todavía si no conoce bien la ciudad donde se desarrolla el mercadillo o no conoce el punto exacto. El riesgo que corres de que se pierda entre el tumulto y sea imposible encontrarlo es alto, más todavía si llegas tarde por el maldito tráfico. Te llama cansado de esperar y le dices que ahora vas, envías a la novia para que se pase por él y así puedan ir viendo el mercadillo mientras aparcas, ya los llamarás luego. Estás tranquilo porque tu amigo ya no estará esperando solo. Después de dar vueltas durante 20 minutos con el maldito tráfico y haberte tocado ir a la periferia a aparcar, la alarma del baño enciende su piloto, te entran ganas de mear, suerte que la estación de autobuses está cerca.

Llegas al baño con unas ganas horribles de mear, empuñas el manubrio y te pones a ello, ¡qué gusto! y mientras estás en el tema te suena el móvil, ¡pero que asco! con una mano la aguantas y con la otra, y sufriendo mucho, coges el móvil como puedes... En eso entra un moro que te mira con cara rara, ¿qué pasa no has visto a nadie meando y hablando por teléfono! Pones el piloto automático para apuntar, si se sale fuera y salpica...mala suerte ¡Te llama tu amigo el de antes! Lleva media hora esperando, y tú le dices que has enviado a la novia por él (el chorro cesa...), que debería estar por ahí. Le cuelgas y llamas a la novia diciéndole que el amigo está por ahí perdido esperando. Nada sale bien, al final han conseguido encontrarse.

Te reúnes con los amigos y paseas por los puestos, ves gente vendiendo turrones, chucherías- regalices, palotes, fresas gigantes, manzanas caramelizadas, etc-, lotería, promociones de viajes, juguetes electrónicos... ¿No lo sabías? Sí, la industria turronera de Jijona ya existía en el medievo, la lotería ya se vendía, los viajes en crucero también...  En esos momentos te das cuenta lo desarrollada que llegó a ser la época medieval, ¡cuánto se vendía! ¡qué gran época!

Mientras paseas ves diferentes zonas, calles amplias en las que la gente no te agobia mucho, pero también hay puntos críticos, calles en las que los puestos ocupan más de la mitad del espacio. Avanzas apretado y te ves rodeado por madres/padres con carritos que crean tapones gigantescos, en esos precisos y preciosos momentos te preguntas que les habrá llevado a esos padres de familia a meterse en tal aglomeración con su carrito de bebe que, entre los puestos, las personas, las aceras y demás inconvenientes, hacen imposible la correcta circulación ¡Los maldices como pocas personas han maldecido un carrito en su vida! Más todavía si el niño va en brazos y el carrito sin nada...¡Ocupan por ocupar!

Vas viendo la grandeza de algunos productos, como las hogazas de pan, las regalices gigantes, los embutidos demoníacos, los quesos que parecen mesas y te preguntas si a parte de estar tan desarrollado el medievo se hacían las cosas a lo grande. Al ver los precios, te das cuenta que sí, estafas como pocos han llegado a ver.

Ves gente que conoces y que deseas saludar, te acercas y hablas con ellos amablemente, pero también ves gente que no te apetece saludar, tratas de esconder el bulto para que no te vean. Es el problema de un sitio con tanta gente. Para esto sí puede servir la aglomeración.

Deseas irte a tu casa tras haber visto tantas cosas pero no haber podido comprar nada, los precios, el aparcar y las aglomeraciones tienen la culpa. El mundo medieval es muy estresante, ya estás satisfecho hasta el año que viene.

El día de los ojos a la parrilla y el Factor X.

¡¡Piripipi---piripipiIIIII---piripiPIIIII---piriPIPIIII!!

Golpeas el despertador con saña, tratando de romperlo más que apagarlo ¡Deja de sonar maldito! 
Abres un ojo, abres el otro, ¡Uf! ¡Qué molesta legaña! Vas al aseo a quitártela. Cae sobre tu nariz como una  gigantesca roca de la luna ¡Pum! ¡Vaya pedrusco!
Te miras en el espejo. Será un día normal.

(Eso crees...)

Ducha normal, que tranquilidad, y que frío al salir.
Coges el coche y te vas de camino a la universidad, tráfico normal, llego dos minutos tarde, normal.

Entras a clase, la profesora está ya dentro pero todavía no ha empezado. Empieza  y la clase transcurre con el habitual aburrimiento ¡Va demasiado rápido! Te da tiempo a copiar menos de la mitad, ya se lo pedirás a algún compañero informatizado.

La profesora avisa de las prácticas que serán por la tarde, menos mal que me da tiempo a volver a casa y comer. Estás intranquilo ante las famosas y difíciles prácticas, ¿Cómo serán? Acaba CIE. Tienes hambre, mucha hambre, ya no te queda azúcar en el cerebro.

Llega la siguiente profesora, la de economía, traje negro de noche, corto, con gran escote...¿Vendrá de una fiesta o se irá ahora? Empieza a hablar, bostezo, sigue hablando, bostezo, continúa, bostezo, pregunta cosas, respondes, ni caso, tienes mucha hambre, vuelve a preguntarlo, respondes un poco más alto por si no te ha escuchado, ni caso, vuelve a preguntar, te callas y tomas nota mental: "Regalo para profesora, Wisper XL para sordos", bostezas. ¡Qué hambre! Me comía la mesa entera. Dos horas de economía, buf, que pesadez.

Miras el reloj, ¡bien!, ya queda media hora para irte a casa a comer. 

Pasa un cuarto de hora y la profesora dice: "Bueno, vamos a tomarnos ya el descanso y continuamos...". Se te cae el mundo encima, el hambre vuelve al ataque, ¡Va a continuar hasta las dos! nooooooooooooo. 
Ya no podrás volver a casa a comer, te toca quedarte en la universidad, que remedio. ¡No te has traído las pastillas! Recórcholis. El primer día de las tres horas de economía, los martes van a ser divertidos.

Acaba la maldita clase, te vas hacia la cantina a comer, el hambre te hace sufrir alucinaciones, quieres comerte lo que sea. Para mayor mala suerte la máquina no tiene cambio, le metes un euro y te devuelve dos de cincuenta céntimos, ¿hola? Compra un compañero con moneditas y ya puedes comprar tu agua mineral, natural y un poco fresca. Tus compañeras tardan casi media hora en comprarse la bebida, no es tan difícil, dinero, apretar y sacar producto.

En la cantina no te decides entre pollo o panga, pollo o panga, pollo o panga, pides pollo con ensalada cuando tu yo interior sabe que va a ser poca comida, no haces nada para solucionar el conflicto con tu yo interior. La chica de la caja te devuelve mal, miras el cambio, miras a la chica, tu cerebro piensa cambio de 10 euros, no de 5, error...Le dices a la chica con buenos modales que le has dado un billete de 10, tu cerebro arde pensando, estafadora. Ves a unos amigos con los que te saludas. y entablas conversación Te acabas la comida y tienes MÁS hambre. Una mujer te pide el aceite y la sal, se lo das con buenos modales, más tarde te das cuenta que está sentada junto a tu profesora de primera hora, ¡son las mujeres de las prácticas!

Estando en la cantina entiendes por qué tus compañeras han estado media hora en la máquina y han comprado dos pasteles de Trufa. Las ves abrir un pastel y luego el otro, los juntan, sacan dos velas-una con un dos y otra con un cero- y las introducen en los pasteles, sacan un mechero y lo encienden ¡Van a celebrar el cumpleaños de una de ellas delante de todo el mundo en la cantina! ¿Hola? Le aconsejas a la cumpleañera que sople pronto, por el ridículo más que nada, se ríe muy a gusto y no puede soplar, te sientes observado por todo el mundo. Le adviertes que como no sople se van a derretir las velas, se sigue riendo y todo el mundo ya os mira, piensas en irte de ahí para no hacer más el ridículo, miras hacia arriba y piensas que gracioso sería que saltar la alarma anti incendios que tienes encima de la cabeza... ¡Le dices que sople ya! Al fin sopla, con la vela medio derretida y el pastel medio manchado de cera, vaya vergüenza.

Hora crítica, las prácticas. Llegas al aula de informática con el tiempo justo. La profesora de teoría, que estaba con la que te ha pedido el aceite en la cantina, se ha pasado las dos primeras horas de la mañana insistiendo en cómo escribir bien, luego llega la susodicha profesora de prácticas y se pasa todo por el forro, ¿de qué ha servido tanta insistencia si luego hace lo que quiere? Para más inri, unas prácticas importantes y los resultados no coinciden, escribes un titular y subtitular y en la posible solución propuesta la profesora se ha inventado los datos. Vaya prácticas más tristes.

Sales de la universidad, a las 17:00, con destino a comprar el pan de centeno para toda la semana, atasco y más atasco en el centro de Elche, cada vez da más asco. Lo compras y te vas al Corte Inglés. Allí te compras un libro que necesitabas y unas galletas muy buenas.

Llegas al Carrefour, aparcas en uno de los diminutos aparcamientos. Entras, y te vas a por lo tuyo, jamón cocido, pavo de pollo y salchichón, todos ellos sin conservantes, colorantes y sin lactosa, ¡Toma ya que combo! Lo encuentras, excepto el pavo, no queda. Mi cerebro recuerda que no vendría mal comprar tortitas de arroz, voy a su búsqueda.

Tras diez minutos buscando, las susodichas tortitas, te preguntas por qué no hay letreros que indiquen el horror que aguarda en casa esquina, no ¿para qué? te buscas la vida como puedes. La gente te empieza a mirar, como diciéndote: "¿Qué hace este hombre raro dando vueltas sin parar?", en tu cerebro está la respuesta: "¡Solo busco las malditas tortitas de arroz!", no, no busco un tesoro. No están al lado del pan tostado, ni con los cereales...no hay reponedores para preguntarles, nada. Al final las encuentras de suerte, claro, aquí estaban, donde nadie lo buscaría...Carrefour, tu táctica de mover los productos para que la gente dé vueltas y los busque, propiciando la compra impulsiva, no ha dado resultado conmigo ¡Comete esa!

Sales hacia las cajas, no hay mucha gente, ves la cabecita de una que está "aparentemente" sola. Sí, lo está, se va a abrir la caja. Compruebas que tu companaje está más que caliente, veremos si cuando me lo coma me dará cagalera, malditas tortitas.

Cinco minutos más tarde la cajera sigue abriéndose la caja, y sabes que recordarás ese día una temporadita y que nunca olvidarás el amor que le profesas al Carrefour.

Sacas el coche del diminuto aparcamiento con destino a la casa de la novia. Son, ni más ni menos que: las 19:30...Te preguntas, ¿cómo han podido pasar dos horas y media para comprar cuatro tonterías? Recuerdas la hora perfectamente, sí, las 19:30, ¿Qué por qué? A esa hora por la autovía dirección Murcia EL SOL TE FUNDE LOS OJOS, no hay nada que pueda salvarte de esa molestia, vas jodido todo el viaje hasta abandonar la autovía.

Una vez has abandonado la autovía estás cansado y con los ojos a la parrilla, ¿qué suele pasar cuando vas así? Coche delante de ti a velocidad del caballo del malo, y claro, no puedes adelantar porque por el otro lado vienen coches esperándote. Te aguantas.

Antes de entrar a casa de la novia vas a comprar los cereales que te faltan, sin trigo, sin lactosa y casi sin nada...No te fías de los árabes que están sentados cerca de tu coche, guardas con disimulo la compra del Carrefour bajo la manta del asiento de atrás, tu cerebro piensa: "Si me ven meter cosas en el maletero seguro que lo roban". Llegas al Manper a comprar los cereales, no los encuentras, buscas, otra vez igual que el Carrefour, ¡No! pero al fin los ves, estaban a la vista, a la vista de quien mira...Vuelves al coche con una bolsa, al pasar por un banco un moro te pide algo, le dices instintivamente que no, te vuelve a decir una cosa, no lo entiendes, ¡quítate el calcetín de la boca! al fin te das cuenta que quiere tu boli para apuntar no sé qué. Llegas al coche con una bolsa y tu cerebro piensa; "Si dejo una bolsa y me voy sin nada sabrán que he dejado algo", así que dejas una bolsa y coges otra con alimentos algo perecederos, el companaje...¿Paranoia?

Llegas a casa de la novia totalmente molido, y te dice: "Vamos a acompañar a mi hermana (a partir de ahora Factor X), que no sabe ir al polideportivo", vas andando medio escocido del cansancio, hay mosquitos por las palmeras y puentes. Llegas a un camino de tierra y te ves pasar un coche a toda velocidad, te apartas, y al volverte, para contemplar la nube de polvo, ves venir a lo lejos a una familia de ciclistas totalmente cubierta por la tierra, de repente desaparecen ¡Oh, no! El polvo se los ha llevado, el monstruo del polvo ha hecho presencia, ¡ya no volverán a ser una familia! Pero al instante te los ves aparecer estoicos y medio intoxicados. Llegas al polideportivo con Factor X y te vuelves a casa de la novia.

Piensas, que gusto sentarme un rato sin conducir ni nada y ver la tele. La tele no va, hay que llamar al servicio técnico, ¡Viva la vida! Te quedas mirando las musarañas mientras la novia prepara la cena e investigas el posible caso de la abducción de la imagen. Llegas a la conclusión que es fallo electrónico...Ya llamarán al servicio técnico.

Estás molido, son las 22:30 y le comunicas a la novia que te vas a casa, solo quieres volver a casa y morir, vaya día.

Buenas noches, y buena suerte.

posted under | 5 Comments

¿Cómo divertir una comida/cena con amigos? /2

Aquí tenéis la solución, simplemente cogéis unos cuantos bolis y a desarrollar el ingenio...

SE NECESITA: Unos cuantos bolis, que el que va a preparar el juego imprima la historia y los papelitos a reyenar.

CÓMO SE JUEGA: El juego consiste en que tú le das a cada participante de la cena una de los papelitos a rellenar -lo más lógico es pedir ingenio y brevedad- (si una descripción es muy, muy larga ,para el lector se hará muy pesado), no vale mirar lo que pone el compañero ni decir nada. Vas recogiendo lo que cada participante ha escrito, sin leerlo ni nada. Cuando ya tienes todos los papelitos escritos, con sus números, coges la historia principal y vas leyéndola rellenando los huecos con lo que se ha escrito en los papelitos, el número es la referencia.

El resultado será una gran historia rocambolesca. Si han puesto cosas graciosas se hará más ameno.

EL JUEGO:

PAPELES A IMPRIMIR PARA RELLENAR:
1.-Descripción de un zombi:
2.-Nombre de varón:
3.-Descripción de un varón:
4.-Nombre de ciudad:
5.-Descripción de una ciudad:
6.-Especie animal:
7.-Nombre cualquiera:
8.-Descripción de un animal:
9.-Una comida:
10.-Descripción de una comida:

HISTORIA A COMPLETAR CON TODOS LOS PAPELITOS:

ZOMBIS EN EL SUPER

La tierra estaba perdida, un virus se había extendido. Muchos hombres mutaron y se convirtieron en una especie de zombis. Eran 1, contagiaron toda la humanidad con sus mordiscos. Los que no morían se transformaban.

Él era 3, vivía feliz en 4, con su/s 5. Pero desde que aparecieron aquellos zombis con su/s 1, todo había cambiado. 2 había tenido que sobrevivir al caos inicial, al principio se veía a gente normal por las calles de 4, luego solo se veían asquerosos 1 siguiendo a los humanos que corrían y ahora no se veía nada, de vez en cuando algún asqueroso zombi. 4 se había convertido en una ciudad desolada.

2, con su/s 3, andaba por las calles de 4, con su/s 5. Siempre iba con un compañero fiel que le ayudaba, era un 6, se llamaba 7 y tenía 8. Debía tener cuidado, en 4 con su/s 5 no había gasolina desde hacía tiempo, y si se alejaba mucho de su casa no llegaría antes de que desapareciera el sol, 2 andaba con cuidado por la ciudad con su/s 5. Sabía que el sol los mantendría alejados.

2 con su/s 3, se atrevió a entrar a un supermercado, necesitaba comida y suministros. Miró a su compañero 6, 7 con su/s 8, sabía que su reacción al entrar sería decisiva. El/la 6 no hizo el menor gesto, era seguro, le dio las gracias a 7 con su/s 8.

Sonrió al encontrarlo, hacía tiempo que no comía 9, con su/s 10. En toda 4, con su/s 5, no quedaría mucho/a 9 con su/s 10. 2 lo agarro rápido y vio que ya era tarde. Cogió a 7, era un 6 fiel, con su/s 8. Y cuando iba a dirigirse a la salida empezó a sentir aquello que tanto temía, el/la 6 empezó a moverse defensivamente con su/s 8. 2 con su 3 se puso a la defensiva.

2 desenfundó la escopeta, odiaba aquellos malditos 1. Le habían jodido la vida. Se movió con rapidez en dirección a la salida sin soltar su 9, con su/s 10. Cuando estaba a punto de llegar a la salida un maldito zombi 1 se abalanzó por la izquierda. A 2, con su/s 3, le dio tiempo a volarle la cabeza al maldito 1.

Rebuscó en el maldito zombi por si llevaba algo y se apresuró a salir por las calles de 4, con su/s 5. Comprobó que todavía llevaba el/la 9 con su/s 10. Y tiró de su 6,7, con su/s 8 en dirección a su casa.

Ya en las calles de 4, con su/s 5, 7 empezó a moverse inquieto. 2, con su/s 3, pudo ver como un maldito zombi 1 salía de un callejón y trataba de llegar a él. 2 sacó la escopeta, apretó el gatillo y no paso nada, ¡mierda! No había recargado la escopeta. No le daría tiempo a recargar antes de que aquel ser 1 llegara a él. El/la 6, 7, con su/s 8 retrocedió asustado/a. 2 consiguió recargar pero ya tenía el zombi encima, no le daría tiempo a disparar. Hizo un movimiento rápido con su mano izquierda, el/la 9 con su/s 10 impacto en la cara del maldito zombi desparramando su contenido 10 por la cara de aquel maldito ser 1.

2 se dio rápido la vuelta para ganar algo de distancia. 2 apercibió, con su/s 3, que en 4, con su/s 5, ya era tarde estaba oscureciendo. Mientras observaba la oscuridad escuchó una voz humana, ¡quién era! Hacía más de dos años que no veía ningún no 1. Se dio la vuelta y se sorprendió al comprobar que aquel zombi se había vuelto humano.

¿Qué había pasado? Entonces se dio cuenta, aquella gran 9, con su/s 10, era una cura para aquellos malditos zombis 1. 2 se alegró, pensó que podría devolver la felicidad a 4, con su/s 5, y a todo el mundo. Miró feliz a su amigo 6, 7, con su/s 8. 2 con su/s 3 cogió rápido a aquel humano y se dirigió a su casa, era ya muy, muy tarde, los zombis empezarían a salir, ¿sería capaz de llegar a la seguridad de su casa?

SOLUCIÓN: Tendrás que leer la historia cambiando los números por lo que tus acompañantes han respondido en los papelitos.

Probadlo, está muy bien y seguro que pasáis un buen rato.

¿Cómo divertir una comida/cena con amigos? /1

Aquí tenéis la solución, simplemente cogéis unos cuantos bolis y a desarrollar el ingenio...

SE NECESITA: Unos cuantos bolis, que el que va a preparar el juego imprima la historia y los papelitos a reyenar.

CÓMO SE JUEGA: El juego consiste en que tú le das a cada participante de la cena una de los papelitos a rellenar -lo más lógico es pedir ingenio y brevedad- (si una descripción es muy, muy larga ,para el lector se hará muy pesado), no vale mirar lo que pone el compañero ni decir nada. Vas recogiendo lo que cada participante ha escrito, sin leerlo ni nada. Cuando ya tienes todos los papelitos escritos, con sus números, coges la historia principal y vas leyéndola rellenando los huecos con lo que se ha escrito en los papelitos, el número es la referencia.

El resultado será una gran historia rocambolesca. Si han puesto cosas graciosas se hará más ameno.

EL JUEGO:

PAPELES A IMPRIMIR PARA RELLENAR:
1.- Nombre de varón 1:
2.-Descripción de personaje 1:
3.-Nombre de un pueblo:
4.-Descripción de un pueblo:
5.-Un objeto:
6.-Apariencia de un objeto:
7.-Nombre de mujer 2:
8.-Descripción de mujer malvada 2:
9.-Un lugar:
10.-Descripción de un lugar:
11.-Una profesión:
12.-Descripción de una profesión:

HISTORIA A COMPLETAR CON TODOS LOS PAPELITOS:

EL JOVEN, EL PUEBLO Y LA OSCURIDAD

La vida en 3, un pueblo 4, era tranquila. Los niños jugaban y se divertían corriendo por las calles. Los ancianos paseaban y hablaban sobre los últimos chismes del pueblo. Allí vivía un joven llamado 1, era 2. Siempre acudía puntual a su trabajo, él era 11, se dedicaba a 12. Era feliz en 3, con su/s 4.

Un día salió pronto del trabajo, el sol todavía brillaba en lo más alto. Lucía radiante en 3, y a 1 todavía no le había entrado el hambre. Hacía calor. 1 decidió ir a dar una vuelta, así que recogió a su perro y salió a dar un paseo por el monte de 3.

1 y su perro andaban tranquilos por la montaña. El perro iba suelto, a 1 le encantaba verlo gozar de la libertad al correr por el campo, era feliz. Pasaron una loma y 1 vio como su perro se puso a olfatear y escarbar en un lugar concreto. De repente, en el hoyo, apareció lo que parecía ser un arca. El perro retrocedió y empezó a gruñir. Pero 1, con su/s 2, no se amedrentó. 1 parecía maravillado, nunca en 3 con su/s 4, se había encontrado ningún tesoro. Un simple 11, que se dedicaba a 12, iba a ser conocido en la zona. Así que saco por completo el arca mientras el perro gruñía y retrocedía cada vez más. 1 cansado le dijo que se tranquilizara, que era una simple arca.

1 estaba contento, quizá 3 se hiciera famoso. O quizá pudiera conseguir dinero para comprarse una casa más grande, aunque la suya no estaba mal. Así que rápidamente cogió el arca y la abrió sin pensarlo. De repente, un gran polvo surgió del arca y un ser humano se materializó. 1, con su/s 2, se quedó muy sorprendido. La mujer surgida del arca sonrió de forma malvada, era 8, y le empezó a hablar. Le dio las gracias por haberla sacado de allí, que se llamaba 7, llevaba mucho tiempo encerrada y al fin podría hacer lo que quisiera. Sonriendo, con su macabra sonrisa, 7 desapareció, con su/s 8.

A 1 le costó salir del trance, ¿qué había pasado? ¿Qué había querido decir aquella misteriosa mujer con 8? A 1 le costó un rato encontrar a su perro, había desaparecido. Volvió a las calles de 3, con su/s 4. Llegó a casa algo preocupado y cansado. Dejo caer su/s 2 en la cama y no se despertó hasta más tarde. A la mañana siguiente, sorprendido, se dio cuenta que se había pasado un día durmiendo. Tenía que ir a trabajar, ser 11 le agradaba, le gustaba 12.

1 salió de su casa con sueño, y sin prestar atención a nada, estaba todavía despertando. Llegó al trabajo un poco tarde. Al rato se dio cuenta que en 3 algo andaba mal, todo estaba más oscuro de lo normal. La gente estaba en las calles. 1 se dirigió a una multitud de personas y coincidió con ellas, era de noche aun siendo de día, no había luz. Una mujer apurada le preguntó si sabía lo que pasaba, no había sol, 3 se volvería en un pueblo triste.

1 tragó saliva, sabía quién había sido. 7 con su/s 8 había quitado la luz de 3, ¿qué sería del pueblo? Pasaron un día duro, siempre oscuridad, 1 con su/s 2, se acostó afectado, había sido su culpa, tenía que solucionarlo como fuera.

Esa noche 1 soñó con un anciano, que le indicaba como llegar a 9, 10. El anciano le decía que 7, y su 8, era la oscuridad en persona. Hacía tiempo en 3, con su/s 4, 7 vivía tranquila y simplemente ayudaba a la noche a ser más profunda. Pero llegó un día que 7 se aburrió y quiso más, al pueblo no le quedó otra que atraparla y encerrarla. Todo quedó en el olvido…Hasta ayer.

9, con su/s 10. Recoger de allí un/una 5 con 6. Ese 5 sería de gran ayuda para encerrar a 7 en el arca.

1 despertó al día siguiente. Estaba aturdido por el sueño y por el hecho de que fuera de noche. Ni un pájaro piaba en 3 con su/s 4, ni un niño corría por las calles, la tristeza y la preocupación se extendían a lo largo de 3. Estaba decidido a devolver la felicidad al pueblo. 1 salió con su perro y se dirigió a 9, con su/s 10. El era un simple 11, que se dedicaba a 12, pero tenía que devolver la felicidad.

No sin dificultad, y con la ayuda de su perro, 1 pudo llegar a su 9, con su/s 10. No le costó mucho encontrar el/la 5 con 6. Estaba escondido, pero gracias al sueño 1 supo donde se encontraba. Aquel/la 5 desprendía una gran aura.

1 salió de 9, le gusto mucho su/s 10. Volvió a 3, con sus 4, llevaba en la mano 5 con su/s 6…Buscó por las calles a 7, con su/s 8, pero no la encontró. Así que se dirigió al monte con su perro. Le pidió ayuda aún sabiendo que el perro no le iba a entender. Cuando llevaba un buen rato dando vueltas por el monte de 3, encontró el arca ya vacía.

Entonces 7, con su/s 8, se materializó y le dijo; “Veo que el anciano sol te ha indicado como llegar a 9, con su/s 10, y has cogido el/la 5 con 6…No dejaré que me vuelvas a encerrar”. Y le lanzó un globo de oscuridad. 1 era 2, tenía miedo, pero de él surgieron unas fuerzas inesperadas y salió corriendo hacia delante, el globo de oscuridad quedó atrás. Nada más salir de la oscuridad vio como 7 tenía algo en la mano, era una gran piedra que le lanzó. 1 trató de esquivarla con desesperación, no pudo, le impactó en la cabeza, lo que le hizo caer medio atontado. Tenía una gran herida en la frente de la cual manaba gran cantidad de sangre. Su única salida, 5, ya no estaba en sus manos, había ido a parar a dos metros de 7.

1 trató de acercarse arrastrando hasta 5. Pudo ver por el único ojo que le quedaba útil, el otro lo tenía ensangrentado, como 7 se acercaba a/al/el 5, ¡Iba a llegar antes que él! En ese momento por su cabeza pasó su pueblo, 3, que bonito era con su/s 4, su trabajo de 11 donde se dedicaba a 12 y como en tan corto espacio de tiempo se había encontrado este gran jaleo.

Se aferro a la vida y trato de arrastrarse lo más rápido que pudo, no iba a ser suficiente. En ese momento vio aparecer a su amado perro. Saltó y desequilibró a 7. El pobre recibió un puntapié y cayó de lado. 7 acabo cayendo tras el perro. Eso le dio su oportunidad a 1, se levantó cogió el/la 5 con 6 y se lo estrelló en la cabeza a 7. En un instante se produjo un remolino, 7 chilló y salió disparada, fue disminuyendo su tamaño hasta caer dentro del arca que se cerró al instante.

1 se dio la vuelta rápido para comprobar que su perro estaba bien. Miró su querido pueblo 3, con su/s 4. Había vuelto la luz, la oscuridad se había desvanecido. Vio en el suelo al/el 5 con 6 y como yacía roto. Arrastró el arca hasta su casa, la guardó en el desván con un letrero que rezaba algo así como: “No abrir nunca jamás”.
A 3, con su/s 4, volvió la felicidad. 1 siguió teniendo esa apariencia de 2, siguió trabajando en su trabajo de 11, donde hacía lo que más le gustaba, 12. Al mes ya casi había olvidado a 7, con su/s 8. Recordó al anciano que se le había aparecido en sueños ¿Quién sería? Él le había mostrado 9, con su/s 10, donde había podido recoger 5 con 6.

1 siempre le estaría agradecido por devolver la felicidad a su pueblo.

SOLUCIÓN: Tendrás que leer la historia cambiando los números por lo que tus acompañantes han respondido en los papelitos.

Probadlo, está muy bien y seguro que pasáis un buen rato.

posted under | 2 Comments
Entradas antiguas

Datos personales

Mi foto
Soy un chico normal, con dos ojos y una nariz.

Blogger Touch

Mobile Edition
By Blogger Touch

Visitas

Buscar este blog

Cargando...

Seguidores


Recent Comments